Lo ideal es programar cada seis meses una limpieza bucal con tu dentista así además de no dejar que la placa se afiance en la boca nuestro dentista podrá ver cualquier problema que podamos tener antes de tiempo y poner un tratamiento.

El apego a las citas regulares reducirá tu riesgo de caries y enfermedad de las encías incluso más que limpiando tus dientes por tu cuenta. Si no eres consistente con esta frecuencia, tus dientes pueden desarrollar sarro que es difícil de quitar y dañar tus encías y dientes.

¿Por qué es importante hacer tu limpieza dental?

  • Las limpiezas profesionales quitan la placa para evitar que se forma sarro que es más duro y difícil de eliminar.
  • Con el tiempo, el sarro acumulado puede afectar negativamente a las encías y los dientes, causando caries, erosión de las encías y enfermedad periodontal.
  • También puedes beneficiarte por la detección temprana de cualquier problema que vaya más allá de las caries.
La base de unos dientes saludables es una rutina de limpieza diaria adecuada y asistir a las limpiezas profesionales semestrales. No esperes demasiado tiempo para que se desarrollen problemas más grandes y caros.